LA NUEVA OPOSICIÓN DE MAIRENA (IU – PSOE)

Al parecer, los veinte años de gestión socialdemócrata del Ayuntamiento de Mairena del Aljarafe nos va a resultar un pozo de sorpresas… desagradables, claro está. De momento, y al parecer, hay una nueva deuda de cerca de mil millones de las antiguas pesetas gastadas en no se sabe qué historias en el año 2010 que se nos ocultaba, y que hace aumentar la deuda general del consistorio hasta los cuarenta millones de euros.  Y estoy seguro que aún saldrán más cosas porque la gestión municipal de los distintos equipos socialistas a lo largo de estas dos décadas ha sido despilfarradora, manirrota y cortijera. Y si estas últimas elecciones la hubieran ganado los mismos, pues ahora seguiríamos sin conocer la realidad económica de un Ayuntamiento, que ya ha entrado en un peligroso colapso del que veremos como salimos. De esta manera hay que comprender la actitud de IU en muchos municipios y lo ocurrido en Extremadura. Los que me conocen saben que no comparto peras con nadie a la hora de defender lo que entiendo son los intereses públicos y ciudadanos. Cierto es que cada uno llevamos nuestra ideologia (quien la tenga), y que la intentamos aplicar con honradez a quienes representamos, pero por encima de esto es exigible, sí o sí,  priorizar la honestidad en el control del dinero y del patrimonio público, al amparo de una gestión democrática avalada por la transpariencia y la justa racionalización de las necesidades.  Porque el dinero municipal es dinero de todos los ciudadanos,  cosa que muchos políticos llegan a olvidar, y esto es trasladable a las Autonomías y al propio Estado. Cuando los compañeros de la Asamblea de Izquierda Unida de Extremadura deciden abstenerse y no dar su voto al candidato del PSOE, estoy seguro de que le han movido poderosas razones después de que esa Autonomía fuera gobernada por un omnipresente PSOE desde que se creó.  Porque,–– y es penoso decirlo––, allá donde este partido planta sus posaderas con mayoría absoluta, es prepotente y amigo de despilfarrar con pólvora ajena.

EL NUEVO ALCALDE DEL PP, RICARDO TARNO CON PARTE DE SU EQUIPO.

Cierto que el Partido Popular está en las antípodas de mi concepción sobre la sociedad que quiero, pero entiendo que es necesario una limpieza a fondo de las corruptelas que durante dos décadas han podrido nuestro Consistorio en Mairena del Aljarafe. Un pacto entre IU-PSOE –en el caso que hubiera podido producirse — hubiera durado muy poco porque estoy seguro que mis compañeros no hubieran asumido seguir como estamos a cambio de una tenencia de alcaldía y alguna que otra responsabilidad de área municipal. Porque este PSOE que tenemos no hubiera aceptado nunca una limpieza a fondo del Ayuntamiento, ni tampoco parar el despilfarro que nos supone las empresas municipalizadas, ni esas escandalosas y millonarias subvenciones a clubs de amigotes, y tantos otros acuartelamientos que conforman el indecente pesebre clientelar que se ha comido los recursos económicos de Mairena.

No me gusta que el PP haya ganado las elecciones en Mairena, pero ya que lo ha hecho, y si el nuevo alcalde tiene como prioridad en su gestión la honradez y la transparencia que esta administración necesita, será respetado por todos. Una vez consigamos que el Ayuntamiento funcione y esté bien gestionado, podremos hablar de ideologia y de cómo repartir el dinero. Ahí estará nuestra futura y legítima batalla.

j.m.boix