You are currently browsing the monthly archive for diciembre 2011.

Ministro de Defensa y fabricante de bombas.

Ministro de Defensa y fabricante de bombas.

Ministro de Economía y fabricante de estafas.

Ministro de Economía y fabricante de estafas.

 

Prometedora “instantánea” que me manda Ricardo Varea, de Mairena.

 

No han pasado más de setenta años de que Alemania, a través de la monstruosa maquinaria bélica del nazismo, pretendiera imponer su III Reich en Europa, cuando al día de hoy una chepuda y cuellicorta teutona está a punto de implantar con éxito el IV sin disparar un solo tiro. A algunos les extraña que el inglés, Cameron, saliera de estampida ante tal encerrona, aunque estoy seguro que más que los intereses de la city, le ha primado el terror a la indignidad de caer, finalmente, postrado bajo la bota alemana.

Ahora, con el cuento de la “refundación” de Europa, Alemania trata de  reconvertir lo que supone la singularidad del temido “rescate” en normativa a seguir por todos los países del euro. Lo que implica, de facto, nuestra pérdida automática de soberanía en favor del BCE y los burócratas alemanes. Ellos van a dirigir España, señor Rajoy, aunque eso sí,  la van a gobernar como a Vd. y a los suyos les gusta: sangrando a su propio pueblo. Ha tomado usted una decisión muy peligrosa al enrolarnos a todos en tamaña barbaridad y sin contar, como ya es hábito, con la voz del ciudadano, que no es precisamente la de nuestro Parlamento de estómagos agradecidos.

¿Qué importa que arrastremos la lacra de cinco millones de parados? Cambian ustedes la Constitución cuando les interesa y además meten al país en una nueva y sombría aventura de una Europa que ya nos está resultando catastrófica. Pero, ¿qué clase de políticos son ustedes? ¿Quién se creen que son? Ganar unas elecciones nos le da derecho de pernada para lo que se les antoje. Ante situaciones tan dramáticas, que afectan gravemente la soberanía de este país y el futuro de sus ciudadanos, hacen y deshacen como si el pueblo no existiera, como si no contara para nada. Ni se le consultó cuando en veinticuatro horas se manipuló nuestra Constitución, encadenándola a los intereses de especuladores y banqueros, y ahora se proponen ir en primera fila, como mariquita la primera, en la refundación de una Europa a trompicones y a la medida del Banco Central Europeo que será quien nos gobierne. Una Europa que ha demostrado ser incapaz de poner a los mercados en su sitio, y que ha sido siempre reacia a establecer unas instituciones democráticas representativas de los pueblos que la conforman.

Este país tiene una gigantesca herida abierta, porque los cinco millones de parados que tenemos supone una singularidad que no padece el resto de países de la Unión. ¿Ha pensado este gobierno que entra en tal importante detalle a la hora de prometer a Merkel y a sus banqueros respetar la durísima normativa sobre el gasto? ¿O acaso también piensa cercenarle a los parados su derecho a cobrar el desempleo establecido por ley? Mientras nuestros banqueros y grandes empresarios pasan su tiempo agotando el perverso dicho de “cuanto peor mejor (para ellos)”, ¿qué va a pasar con esos cerca de dos millones de familias sin trabajo que amontonamos sin ayudas económicas?

¿Para qué le queremos a Vd., señor Rajoy, si su programa se va a limitar a ser solo el corre y dile de esta Europa de banqueros? ¿Acaso sus únicas luces para resolver nuestro inmenso drama no va más allá de cederle nuestra democracia y soberanía a ese témpano de Merkel y a su buró de financieros facinerosos? ¿Dónde queda la sensibilidad patriótica de Vds., con tanto españolismo y fanfarria roja y gualda? Creo honradamente que sería el BCE quién debería pagarles el sueldo a Vd. y a su gobierno y no este pueblo al que están y piensan seguir machacando.

Porque es triste observar en sus primeros contactos con los jerifaltes europeos, que Vd. es tan mediocre como Zapatero aunque, eso sí, mucho más peligroso. Este último nunca pasó de ser el tontaina de turno, sin ideología y capaz de vender a su madre con tal de ir flipando por la vida. Le delataban sus pusilánimes gestos, su estúpida sonrisa, su destartalado deambular por esta Europa de fieras. No, a Vd. no es que se le vea mucho mejor, pero tiene ideología y su partido también, y Merkel se lo está poniendo a huevo para dejar a este pueblo en alpargatas para mayor goce de ese fascismo anacrónico que esconde entre los suyos.

Pero si esta gravísima decisión suya y del gobierno anterior de entregar nuestro país a los banqueros se resuelve al final en una mayor devastación de la economía de nuestras clases populares,  merecerán todos ir a la cárcel con doctrina Parot incluida por atentar gravemente contra la soberanía, la democracia y el estado de derecho de todo un pueblo… Por matar con sus decisiones cualquier forma de esperanza de futuro.

A mi edad, sólo me queda, como a José Luis Sampedro, el deseo de que nuestra sociedad estalle con valentía y ponga en su sitio a los políticos traidores. Mis espaldas, como las de tantos otros compañeros, ya fueron suficientemente apaleadas y quebradas por la represión franquista cuando un día decidimos luchar por las libertades y la democracia en este país. Ahora les toca a los que hoy más o menos la disfrutan y están a punto de perderla bajo una nueva dictadura del capital.

 

j.m.boix

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

–Debo tener el cuerpo malo, siento un frío… Échame una coñá.

–A mi un anís de los míos, Tadeo.

––¡Eh, eh…! El dinero por delante.

––Que sí, Tadeo. Que hoy cobras.

––Bueno, Greñas, pero el dinero por delante.

––Ya lo tienes.

––¿Cómo que ya lo tengo?

––Sí, mira. Por ahí viene el Pérez haciendo campaña.

––¡Y qué!

––Pues que él te va a pagar la cuenta.

––¡Qué sabio eres, Greñas!

––¡Mundo que tiene uno, Pajillero!

––¡Mira, ya viene a pedirnos el voto!

––No te lo he dicho.

––¡Buenaaas, familia!

––¡Buenaaas, señor Pérez!

––Echa aquí una rondita a los señores, Tadeo.

––Ya estamos tomando.

––Pues venga, echa otra que hoy invita el partido.

––Nada más por eso os voy a votar.

––Gracias, Pajillero.

––Y yo también.

––Gracias, Greñas.

––¿Y lo de mi hijo qué? El pobre lleva sin trabajar… A ver si lo enchufas en el Ayuntamiento.

––Que sí, Greñas. Lo tengo en puertas. Pero me tienes que votar porque si votas a los otros…

––¿A los fascistas? Que sepas que en esta taberna somos todos de izquierdas, ¿verdad Tadeo?

––Digo que sí. Pobres pero honraos.

––Hacéis lo correcto, muchachos. Rubalcabras nos sacará de la crisis y dará trabajo a todos.¡Es el mejor! Tomad nuestro programa.

––Bueno, adiós. Voy a seguir la ruta.

––Vaya con Dios, Pérez.

––¿Tendrá cara el nota? Pa qué tienen un programa si luego no lo cumplen.

––Estos sociatas de mierda…

––Mira, ahora viene por ahí el facha.

––Qué pedazo de traje trae. También va descalzo.

––Ve echando otra rondita que seguimos teniendo crédito, Tadeo.

––Buenos días, vecinos.

––Buenos, don Baldomero.

––Echa aquí a los señores de lo que estén tomando, Tadeo.

––Gracias don Baldomero.

––Hay que cambiar España. Estos socialistas la han hundido.

––¡Diga usted que sí, don Baldomero!

––Pues claro, Pajillero. Hay que ahorrar, gastar menos. Menos subsidios y más trabajo.

––Si me coloca a mi pobre hijo, le voto diez veces seguidas.

––Con una me basta, Greñas. Veré lo de tu hijo…

––¿Una copita, don Baldomero?

––Gracias Tadeo. Ponme un Napoleón.

––De eso no tengo. Es muy caro.

––Bueno, Tadeo. Pero es un coñac español y hay que levantar España. Aquí tenéis el programa para los españoles decentes.

––Nosotros somos muy decentes, don Baldomero.

––Pues el domingo a votarnos.

––Cuente con nuestro voto.

––Bueno, adiós señores que aún queda mucho vecino por redimir.

––¡Adiós, don Baldomero!…

––Será joputa, el pepero…

––Calla que te va oír, Pajillero.

––Ponme un Napoleón, Tadeo. ¿Pero Napoleón no era un franchute? [risotadas].

––¡Hay que levantar España, dice el joputa! A España no la levanta ni la Culombina, que ya es decir.

––Y anda que con el culo que tiene la tía…

––Eh, eh… Por ahí se acerca el Felipe.

––Míralo. Sin corbata y con esos pelos…

––No es mal chaval, pero es un perdedor. Ve poniendo otra rondita, Tadeo.

––Pero, ¿este pagará?

––¡Buenas, compañeros!

––Buenas, Felipe. Vamos a ganar, ¿no?

––Hombre sería lo suyo, Greñas. Los trabajadores puteaos somos muchos más.

––Pues en esta barriada hay mucho comunista. Tú sabes que nosotros somos de los tuyos de toda la vida.

––Sí, Greñas, mucho comunista pero luego no se les ve el voto por ningún lado. ¡Venga, Tadeo, ponme una copita que la pagan éstos!

––¡¿Quéeee?!

 

j.m.boix

 

J.M. Boix

diciembre 2011
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Blog Stats

  • 302,745 hits

Mejor calificado