Minero de León.

 

En este país de cobardes y canallas, los mineros luchan con la dignidad del que se resiste al hambre y a la miseria; a la limosna y la humillación. Saben que para ellos no habrá rescate que valga porque su futuro ya ha sido condenado en lujosos y alfombrados despachos, en opulentas cuevas de ladrones donde criminales con corazones más negros que el carbón que extraen, dirigen España.

Que te oigan, minero. Que tu lucha enturbie la tranquilidad de los cobardes y agite los temores de los poderosos. Lucha, minero. Lucha por tu dignidad y la de los tuyos. Enséñale a este pueblo medroso de que pasta está hecho el minero. Enséñales a esos seis millones de parados muertos, que lo están por no combatir como un minero.

Pelea, amigo mio… Pelea para no sentirte muerto.

j.m.boix