Familia de su alteza real la Princesa Leticia.

Ahora que la infanta Cristina había logrado irse de rositas a veranear a Palma, libre de culpas por la gracia de Dios en el caso Nóos, otros miembros de la Corte sobresaltan a los vasallos con un nuevo y pestilente asunto que afecta, en este caso, a la familia de la princesa Leticia al completo a la que llaman a declarar por un supuesto “alzamiento de bienes” fraudulento para evitar pagar a acreedores.

Mientras tanto, la Casa Real se baja el sueldo un 7,2% para despistar ––una rebaja que no la obligará a visitar los comedores sociales para subsistir ––, y Telefónica premia a Iñaki Urdangarín, renovándole el contrato por 1,5 millones anuales  además de blindar su despido con 4, 5 millones de euros. Esto sí que es una buena Reforma Laboral y no la que le han hecho a los pobres trabajadores de este país.

Desde luego, lo que no ocurra en esta Corte de Botswana…

j.m.boix