LA JEFA DE EUROPA PASARÁ UNAS HORAS EN GRECIA PARA REVISAR EL NEGOCIO DE LOS PAGOS DE LA USURERA DEUDA CONTRAIDA SI O SI POR EL PUEBLO GRIEGO.

MÁS DE 6000 POLICIAS HAN REPRIMIDO LAS MANIFESTACIONES, Y EN ESTA OCASIÓN HAN EMPLEADO,  ADEMÁS DE GASES ASFIXIANTES, LAS PELIGROSAS BOMBAS ATURDIDORAS. 

LOS ESTADOS NO SE PRIVAN DE UTILIZAR TODA CLASE DE PELIGROSOS ARTEFACTOS PARA REPRIMIR A LOS PUEBLOS.

 BOMBA ATURDIDORA

La granada aturdidora es una arma similar en muchos aspectos a una granada verdadera. También es llamada granada cegadora, en inglés se le llama flashbang o stun grenade. Los primeros dispositivos de este tipo fueron creados en los años 1960 a orden del Servicio Aéreo Especial británico como un incapacitante.

Modo de acción:

El destello de luz activa momentáneamente todas las células fotosensibles en la retina, haciendo la visión imposible durante aproximadamente cinco segundos, o hasta que el ojo devuelva la retina a su estado original, sin estímulo luminoso. Los sujetos afectados por estos objetos describen la visión de un marco solo por cinco segundos (como si su visión “tomara una fotografía”) hasta que esto se descolora y vuelve la vista a la normalidad. Esto es porque las células sensoriales que han sido activadas siguen enviando la misma información al cerebro hasta que ellos sean devueltos a su estado de descanso, y el cerebro traduce esta información continua en la misma imagen.

Por otro lado, el ruido increíblemente fuerte emitido por la explosión de granada contribuye a incapacitar la audición del afectado, pues interrumpe el fluido en los canales semicirculares del oído.

EN ESPAÑA YA TENEMOS NOTICIAS DE “LA NUEVA UTILIDAD DE ESTA GRANADA” EXPERIMENTADA POR LOS HABILIDOSOS MOSSOS CATALANES:

“ME TIRARON LA GRANADA EN LA ENTREPIERNA”

Juicio a dos agentes de los Mossos que destrozaron los testículos a un detenido al lanzar un artefacto aturdidor. dentro del coche en el que viajaba

Coscolín.

“Paramos el coche y levantamos las manos. De repente, reventaron los cristales y tiraron una granada que me cayó en la entrepierna. Intenté cogerla, pero me explotó”. José Antonio Coscolín relató en el juicio cómo vivió la intervención policial que le dejó sin testículos y estéril. Un agente y un sargento de los Mossos d’Esquadra que participaron en aquella detención afrontan una petición de un año y medio de cárcel por las lesiones de Coscolín.

La fiscalía cree que los dos mossos violaron las normas al arrojar una granada de aturdimiento en el interior de un vehículo, el Porsche Cayenne en el que viajaban Coscolín y su jefe, Daniel Esteve, cobradores de morosos. Los hechos ocurrieron en Castelldefels (Baix Llobregat) en noviembre de 2008.

Por lo que vemos, la eficacia de este diabólico artefacto para joder a los ciudadanos alcanza más allá de dejarte sordo y ciego de por vida. También te puede reventar las vergüenzas.

ALGÚN JUEZ DEBERÍA PROHIBIR  EL USO DE ESTAS ARMAS.

j.m.boix