LOS TRABAJADORES DEL AYUNTAMIENTO DE MAIRENA DEL ALJARAFE SE RINDEN ANTES DE COMENZAR LA HUELGA.

El vergonzoso fracaso de la huelga de trabajadores públicos de la RSU en Mairena deja a pie de los caballos los servicios públicos de este Ayuntamiento.

El poco coraje demostrado por la plantilla a la hora de defender sus derechos da via libre al alcalde pepero Tarno, que hasta ahora ha demostrado sobradamente un obsesivo interés por acabar con lo público. El miedo y por qué no decirlo, la mezquindad de unos trabajadores acostumbrados a obtener sin lucha los beneficios, son ahora  incapaces de asumir una huelga por no perder algunos euros, aunque en ellos les vaya su futuro. Pero se veía vernir. Cuando el alcalde cerró la gasolinera de Ciudad Expo, echando a todos sus trabajadores a la calle, la plantilla municipal debía de haber reaccionado y no solo por solidaridad, porque ya se sabe el dicho ese de “cuando las barbas de tu vecino veas cortar…”  Ahora, tras la penosa debacle donde los trabajadores han hecho el mayor de los ridículos, Tarno tiene las manos libres para seguir externalizando servicios ––que es lo suyo––, a pesar de que ha dicho que no privatizará ninguno más. Pero, ¿quién puede creerse a estas alturas las promesas de alguien que ha incumplido de manera sistemática todas las que se refieren a la estabilidad de la plantilla municipal?

Detrás de la privatización del RSU vendrá Limpieza Viaria, Parques y Jardines, Limpieza de Edificios Públicos, y finalmente, algún que otro socorrido ERE para terminar de diezmar la plantilla.

Bienvenidos a la inseguridad y a los salarios de miseria, compañeros.

j.m.boix