Rajoy-Cifuentes-Aguirre

Muchas actuaciones ha cometido la señora Cifuentes para no colgarle un merecido sambenito de neofascista, y no sólo por sus actuaciones, como mandar a manifestantes a la Audiencia para ser juzgados como “terroristas”, si no que también por esas constantes manifestaciones suyas que abogan por prohibir derechos de manifestación e incluso de reunión. En sus valores “democráticos”, parece ser legítimo dar por bueno un acto de exaltación del terrorismo franquista (concentración en el Valle de los Caídos), y por otro prohibir e identificar como a delincuentes a los asistentes a un concierto musical ––los chikosdelmaiz –– a favor de los detenidos por la huelga del 14N. Apesta, ¿no?

Ahora nos sale que con estas manifestaciones se pretende “helenizar España”. Morro sobrecogedor el de la señora. Porque, a mi entender, quien heleniza España son los chaperos y ladrones, que como algunos compañeros suyos, desvalijan España “a gogó” llevándose el dinero a Suiza. En su denostada moralidad, la señora Cifuentes no entiende que las personas decentes nos radicalicemos contra un sistema de ladrones y delincuentes que actúan en la mayor de las impunidades. Ninguno pisa la cárcel, y si la pisa, al día siguiente lo indultan. De esta manera DEFENDER LA HONRADEZ Y LA JUSTICIA con todas las consecuencias es ser un peligroso radical para esta señora delegada del gobierno en Madrid. Así están las cosas.

j.m.boix