El matrimonio Torres. Los dos están imputados.

El matrimonio Torres. Los dos están imputados.

Matrimonio Urdangarín. Ella no está imputada por la gracia de Dios.

Matrimonio Urdangarín. Ella no está imputada.

Juan Carlos I afirmó solemnemente en una de las últimas alucuciones navideñas que “QUE LA JUSTICIA ERA IGUAL PARA TODOS”. Sin embargo estamos viendo de manera descarada que esto no es así, que mintió como en tantas otras cosas ha hecho. Al día de hoy, su hija, la infanta Cristina continúa sin estar imputada en el llamado “CASO NOOS” a pesar de que personajes de relevancia de la Casa Real se están viendo pringados en este vergonzoso acontecimiento que pone en grave entredicho la moribunda justicia de este país. La mujer de Torres, socio de Urdangarín está imputada, como lo han estado tantas mujeres consortes de maridos o amantes que han practicado la delincuencia. No hay más que recordar a Isabel Pantoja, imputada y juzgada por blanquear y aprovecharse del dinero que robaba su amante y antiguo alcalde de Marbella.

El Rey con la imputada Corina.

El Rey con la imputada Corina.

El socio de Urdangarín, Diego Torres ha presentado suficiente documentación que señalan inequívocamente la participación de la Infanta en el suculento e ilegal negocio. Porque y para empezar, una organización o empresa constituida sin ánimo de lucro no puede llenar los bolsillos particulares de sus socios como ha sucedido con esta panda de granujas. Eso ya conlleva un grave delito que ha llevado a la cárcel a más de un responsable de ONGs en este país. Sin embargo, estos golfos no sólo se llevan el dinero si no que, además, crean redes de sociedades tapaderas y paraisos fiscales para vaporizar las millonarias ganancias sin que lo huela Hacienda. El esclarecimiento de los hechos y la condena o no de los mismos lo considerará un juez, pero no se entiende de ninguna de las maneras que de los cuatro socios que conforman estas supuestas delictivas empresas, sólo tres estén imputados, además de Garcia Revenga, secretario de las Infantas. ¿Por qué ellos sí y la infanta Cristina no? ¿Acaso es “mongolita” y por tanto irresponsable?

La Reina Sofia con el presunto delincuente Urdangarín

La Reina Sofia con el presunto delincuente Urdangarín

La actitud de la Fiscalía es dificil de entender en este asunto salvo si consideramos que la justicia no es igual para todos, que hay una para ricos y otra para pobres, que hay una para reyes y principes y otra para plebeyos. No, definitivamente y salvo que nos lo demuestren, la justicia no es igual para todos como quiso hacernos creer el monarca. Un monarca del que muchos sospechamos no estuvo tan ajeno como dicen de estos ambientes delictivos. Porque según apuntan todos lo indicios, Urdangarín, se movió con la impunidad que lo hizo porque se sentía a cubierto por la familia real y por el “jefe” como llamaban coloquialmente al Rey. ¿Jefe de qué?, cabe preguntarse, ¿De la banda, quizás? ¿Cómo es posible, según se denuncia en algunas acusaciones, que Urdangarín dispusiera, incluso, del Palacio de la Zarzuela para cerrar sus infames negocios como, al parecer, tambien hizo en el palacio de verano de Marivent? ¿Acaso el rey tampoco se enteraba de nada? ¿Ni tampoco el Príncipe heredero? ¿Ni la Reina? Lo que está claro es que a medida que avanzan los datos de la investigación la sospecha estrecha su cerco sobre los regios habitantes de la cúpula del Estado. Personajes cortesanos como la tal Corina ––amiga del “Jefe”–– están saliendo a escena en una trama de corrupción que, por lo escandalosa, es más preocupante que la del PP. Y no tanto por el tráfico de millones robados. Porque lo grave es que a diferencia de un partido político, a los miembros de la Casa Real no se les vota y por tanto no hay manera legal de “darles el pasaporte”. Hagan lo que hagan, delincan o no los tendremos ahí, multiplicándose por la gracia de Dios. El rey podría ser un delincuente y ni tan siquiera se le podría juzgar. ¿Parece poca barbaridad mantener una institución así en una democracia?

Esta monarquía, que parece vivir en el país de las maravillas, tampoco merece mayor respeto, porque el respeto hay que ganárselo y estos borbones, que tornaron a España por la puerta de atrás y de la mano de la infamia y el perjuro, tienen muy mal árbol genealógico. Ni tan siquiera está claro al día de hoy que el rey fuese realmente honesto en la defensa de la democracia el 23-F ––único hecho en valor que se le reconoce–– si debemos apreciar las declaraciones del embajador alemán de la época.

j.m.boix