pagina12

El nombramiento de Jorge Mario Bergoglio como nuevo Papa ha reabierto las heridas que provocó la connivencia que la Iglesia católica argentina mantuvo con la Junta Militar del dictador Videla entre los años 1976 y 1983. En aquella época los militares ejercieron el terrorismo de Estado, siendo numerosos los asesinatos, torturas y la práctica sistemática y generalizada de sustracción, retención y ocultamiento de niños menores de 10 años bajo un plan general de aniquilación. Así quedó probado en el juicio que en julio de 2011 condenó al dictador Videla a perpetuidad.

Muchos argentinos aún tienen presente el papel de colaboradoR que la Iglesia jugó en aquellos años a favor de la dictadura. Es público y notorio que los jerarcas jamás plantearon una posición crítica a la acción de gobierno de Jorge Rafael Videla ya que consideraban que un fracaso del régimen “llevaría, con mucha probabilidad, al marxismo”. De este modo, optaron por acompañar a los militares en lo que denominaron un  “proceso de re-organización del país”.

 Connivencia de la Iglesia y del nuevo Papa

La actitud de la Iglesia en general, y la del nuevo Papa en particular, empezó a ser cuestionada en los últimos años y en paralelo a los juicios que se estaban produciendo ante los crímenes de lesa humanidad cometidos por el dictador Jorge María Videla. Fue entonces cuando un grupo de víctimas acusaron a Jorge Mario Bergoglio de ser responsable del asesinato de dos sacerdotes a los que previamente había quitado la protección.

Curas torturados

Cabe recordar que ambos sacerdotes fueron secuestrados por un grupo de la ESMA poco después de perder la protección por orden del nuevo Papa, y se les envió a la Escuela Militar donde fueron torturados. Los curas, según el periodista Horacio Verbitsky, sospecharon que Bergoglio los había delatado.

Reuniones con Videla

Acusación ante la que el entonces arzobispo de Buenos Aires -quien fue llamado a declarar como testigo, por petición de la Fiscalía y las Abuelas de Plaza de Mayo-,  se defendió alegando que durante la dictadura fueron constantes las reuniones que mantuvo con los ex integrantes de la Junta Militar Jorge Rafael Videla y Emilio Eduardo Massera para pedir la liberación de dos sacerdotes secuestrados.

Miedo a la verdad

En su declaración, Bergoglio también sostuvo que la Iglesia no debía “tener miedo a la verdad” en lo relativo a la actitud que mantuvo en este período negro de la historia de Argentina. Opinión que no comparten una gran mayoría de los argentinos, consciente de que los obispos sabían que la dictadura asesinaba a los ciudadanos desaparecidos.

La foto de la polémica

Como prueba de la connivencia entre los militares y la Iglesia, los medios argentinos suelen recurrir a una fotografía en blanco y negro en la que aparece el ex militar recibiendo la comunión de manos del recién electo papa, Jorge Bergoglio.

Una información de pagina12.

DESDE LUEGO, TAL Y COMO ESTÁ EL PATIO, “LOS BUENOS”, LOS ÚNICOS QUE PUEDEN IR AL CIELO SON LOS DICTADORES FASCISTAS ASESINOS, LOS PEDERASTAS, LOS CORRUPTOS, LOS RICACHONES,  TODOS ELLOS PROTEGIDOS Y BENDECIDOS POR EL VATICANO.

JUAN PABLO II, QUE AMONESTÓ PÚBLICAMENTE AL CURA ERNESTO CARDENAL POR SER  MINISTRO DE CULTURA DEL REVOLUCIONARIO GOBIERNO SANDINISTA Y ENSEÑAR A LEER Y A ESCRIBIR A SUS CONCIUDADANOS, LE DIO, SIN EMBARGO Y SIN NINGÚN TIPO DE PUDOR, LA COMUNIÓN AL GENOCIDA DICTADOR PINOCHET, UN PERSONAJE CARGADO DE CRÍMENES HASTA LAS TRANCAS.  NI QUE DECIR TIENE QUE A ESTE PAPA LO HAN BEATIFICADO O ESTÁ EN PROCESO. 

j.m.boix

1000308a

PINOCHET-Y-CARDENAL