Preferente-670x446

Sí señor, como lo ven. Este simpático abuelete de Bilbao sí que ha sabido cómo recuperar el dinero que le intentaban robar. Ha dejado con la boca abierta a todos esos miles que ya no saben lo que hacer para recuperar su dinero.  De seguro que este aventajado bilbaino no se ha tomado la molestia de ir por ahí, vociferando por las calles que le devuelvan su dinero ni lloriqueos parecidos. Cuando lo ha creído conveniente ha ido a su banco a reclamar lo que es suyo por las buenas, y como no pudo ser, pues hostia apocalíptica al canto y problema resuelto. El propio oficiante explica el procedimiento:

“Es una hostia de recorrido, con la mano abierta, tirando primero el hombro hacia atrás hasta que te cruja el esternón. Luego sueltas el brazo y acompañas el hostión con un me cago en dios en voz alta”, dice Abelardo.
 Y es que cuando se trata con sinvergüenzas las tácticas deben cambiar y de nada sirven la educación, los buenos modales y demás actitudes cívicas. La expeditiva acción de Aberlardo Zaragormendi a la hora de recuperar lo que es suyo nos muestra el camino a seguir cuando todo está dicho y sobran los gestos y las palabras. 
Enhorabuena, Abelardo. Bilbaíno tenías que ser.

j.m.boix