HAMBRE-EN-ESPAÑA

En la última cumbre que ha tenido lugar en Bruselas sobre la situación de la economía, el cobarde Rajoy no ha dicho nada ni ha defendido otra cosa que la establecida por Merkel y sus colegas. Nada de cambios, nada para aliviar la situación dantesca a la que nos someten, ninguna esperanza para el futuro. Hollande, que tanto prometía, se ha callado; Monti, que se va, también se ha callado, y claro está, el papa frita que tenemos aquí por presidente se ha cagado en los pantalones y tampoco se ha atrevido a decirle a la jefa eso de la “reactivación económica necesaria” que había prometido exigir a la troika antes de la reunión, y eso que tiene a su país al borde de un colapso social sin precedentes. Pero a Rajoy le es más cómodo seguir saqueando los depauperados bolsillos de nuestros indefensos ciudadanos antes que enfrentarse a los que nos están arruinando. En este sentido se comporta como esos padres de familia, que en su casa son arbitrarios y tiranos y en la calle unos mierdas incapaces de levantar la voz. Poco le importa a este presidente haber convertido España en un inmenso comedor de pobres. Pero, claro, hasta que este pueblo no reaccione y le aplique al individuo en cuestión la “doctrina Zaragormendi”, o lo que es lo mismo, una hostia que se escuche en toda Europa pues así andaremos, viviendo de limosnas y con la dignidad por los comedores sociales. 

Cola para un comedor social de Sevilla.

 

 Pero los trapicheos de Rajoy para seguir robándonos no han finalizado. Después de recortar ostensiblemente el desempleo que les pertenece por ley a los trabajadores despedidos, ahora se afana en meter la mano en la cartera de los jubilados y también en la de los mayores de 55 años, que como todo el mundo sabe, tienen un futuro laboral nulo. A estos últimos ha decidido quitarle la ayuda familiar si no cumplen unos requisitos draconianos que harán que  la inmensa mayoría de este colectivo tenga que alimentarse a costa de las arruinadas familias o de los desbordados comedores sociales. Tal medida criminal supone de facto el engrose de cerca de novecientas mil personas más abonadas a la total marginación social. Y a lo jubilados, pues no nos espera mejor futuro. 

Comedor social en Madrid.

 

Total, que a nuestro querido presidente le sigue funcionando eso de ser un hijo de puta para los de casa, y un bendito de dios para los carroñeros mandamases de la odiada Bruselas.
Como si esto fuera poco, tenemos una Patronal, que prefiere hundir sus barcos si no han de ganar esos cuantiosos beneficios a los que están acostumbrados, y que han sido siempre los más altos de la Europa del contorno. Ahí la tienen, un cartel de buitres y chorizos que deslocalizan sus empresas en el extranjero a la espera de que todo se hunda más en nuestro país. Cuanto peor mejor, parecen pensar. Quizás su objetivo final sea conseguir salarios de bocadillo y coca cola. ¿Nadie se pregunta porque estos granujas no se manifiestan contra los banqueros? ¿No dicen que sin crédito las empresas no pueden funcionar? ¿Qué esperan para salir a la calle como el resto de los ciudadanos ante estas políticas demenciales? 
Retóricas o estúpidas preguntas las mías. Como si a estas alturas no supieramos que la patronal forma parte de este contubernio fascista- neoliberal confabulado para quitarnos el pan de la boca. ¿Acaso hemos visto manifestarse algún patrón de patrones conmovido por la agónica situación social que vive el país? Todo lo contrario. Encima echan mano del chantaje: “Hay que trabajar más y ganar menos” decía el anterior ladrón de ladrones poco antes de entrar en la cárcel por chorizo inmenso, y que resume perfectamente el pensamiento de la retrógrada patronal española.

Una policía al servicio de la injusticia (Desahucio)

 stopdesahuciosY continuando con las travesuras de Rajoy, todas ellas por el bien de España, ahora se le ha puesto en los cojones que nada de dación en pago a pesar del más del millón y medio de firmas presentadas por la Plataforma Stop Desahucios, y que Europa ha sancionado en contra de esta regresiva Ley Hipotecaria del año de la Piquer, que hace trizas los derechos del consumidor. Sin embargo, estos peperos le darán a la sentencia las vueltas jurídicas que hagan falta para que contínue triunfando la ley (el banco), y el hipotecado permanezca más o menos con la misma indefensión que al principio. Si no te echan al mes, pues te echarán a los tres meses con paliza incluida si te resistes, y debiendo la casa toda tu vida. Una resolución “democrática” donde continuará primando los intereses de unos cuantos banqueros por encima de los de cientos de miles de ciudadanos atropellados por la usura de esta ley.
Veremos a ver que pasa cuando a estos desahuciados se les cortocircuite el chip y prefieran defender su techo a tiros a quitarse la vida sin molestar a prójimo. Y lo mismo considero con todos esos millones de criaturas que están siendo borradas del mapa económico en este estado antisocial. Al final no les dejan otra salida que la de incendiar España. Tantas son las salvajadas que se están cometiendo que es difícil predecir donde nos llevará todo esto.

P.D. Me termino de enterar de la puesta en marcha por Bruselas de un “corralito” en Chipre y no de gallinas precisamente. No me cabe duda que si en España seguimos con esta marcha, no tardaremos en llegar a un “corralón” de aquí te espero.

j.m.boix