elena-cortes-consejera-vivienda-andalucia

Los defensores a ultranza de la gran propiedad privada en España están que echan chispas con la propuesta de la consejera de vivienda y fomento de la Junta de Andalucía, Elena Cortés, de Izquierda Unida. En realidad, este gobierno del PP nunca ha tenido en mente solucionar el drama de cientos de miles de familias cuyos derechos poco le importan. Nada de lo que dice haber legislado a favor de las víctimas de la mafia bancaria ha funcionado, incluyendo la grosera manipulación de la ILP presentada al congreso con el aval de un millón quinientas mil firmas, que estos derechones han destrozado en beneficio de los intereses de los banqueros.

La propuesta de Elena Cortés ha caído como una bomba en los medios ultraconservadores del país, encendiendo las tertulias de las televisiones ultras, que no han dudado en descalificar con argumentos de todo tipo ––la mayoría tan indecentes como peregrinos–– tal medida de socorro para los que padecen la violencia del gobierno del Partido Popular.

Cierto que la medida de Cortés no es definitiva, además de suscitar interrogantes como ¿después de los tres años, qué?  ¿Qué pasará con la deuda de los pagos de la hipoteca? A esto la consejera responde que confía que para entonces haya un gobierno en España que solucione de manera definitiva este gravísimo problema social, porque de lo contrario se podría pensar en prorrogar estas expropiaciones.

Es necesario decir, que como es lógico, al PSOE de Griñán no le ha gustado demasiado la medida aunque al final ha tenido que claudicar a regañadientes, quizás por mantener un gobierno de coalición que ya tiene bastantes entredichos. Por lo demás, sería importante que allí donde IU apoya o deja gobernar (caso de Extremadura) tomara nota de esta iniciativa. No hacerlo no tendría ninguna explicación.

Enhorabuena, Elena.

j.m.boix