José María Aznar inauguró junto a Mauricio Macri el foro de la derecha pro imperialista.

 
 
GetInline-8.
 

Mientras muchos incautos creen que la lucha de clases es cosa del pasado y que hablar de estas cosas sugiere resucitar alcanforadas historias, la realidad nos demuestra que están fatalmente equivocados. La ultraderecha ha encontrado en el liberalismo y su manipuladora manera de entender la democracia el nuevo caldo de cultivo de su dominación explotadora sobre los pueblos de la Tierra. 

 
 

Aquí, en la America Latina cuyas poblaciones indígenas han soportado sangrientas dictaduras y hambrunas sin fin procuradas por las castas oligarcas que durante siglos las han sometido y diezmado, han desembarcado de nuevo los españoles, y en esta ocasión con la nueva biblia del neoliberalismo en la mano. Los Aznar, Aguirres y demás prebostes de la ultraderecha española más rancia, hacen frente común con los mismos negreros que trataron a estos pueblos hermanos como esclavos, afianzando su prédica inmoral a favor del dominio sacrosanto y universal de los mercados y sus oligarquías. Sus prédicas claman contra los nuevos gobiernos de izquierda en cuanto para ellos subyugan la libertad de los `poderosos, y ponen en peligro a los facinerosos mercados y a las omnipotentes compañías transnacionales. 

Son los sanguinarios conquistadores de siempre, que ahora desembarcan  remozados de modernidad y con el nuevo evangelio que consagra a sangre y fuego el poder del becerro de oro sobre las criaturas de la tierra.

 

Toda esta caterva de “inhumanistas” es la misma que promueve la dictadura del saqueo que ya está

 
Carlos floriano vicesecretario general de organización

sufriendo Europa y España en favor de los banqueros y especuladores. Las Tatcher, las Merkel, los Aznares, las Aguirres y demás tropel de indeseables no son más que cabezas de la misma hidra venenosa que proclama el libertinaje de los Mercados y la esclavitud de los pueblos. No lo olvidemos. El fascismo se hace converso y se disfraza de liberalismo democrático, aunque no duda en apoyar y promover los golpes de estado cuando lo consideran necesarios para sus bastardos intereses. No caigamos en la trampa de subestimar un pasado que continúa siendo presente. La lucha continúa.

Más sobre este tema en http://bucaneroerrante.blogspot.com/

j.m.boix