Gente de conocido pelaje ha enviado una Carta Abierta al PSOE para contribuir a ese apaño de imagen que va a suponer su Conferencia Política. La carta la firma entre otros, el ex juez Baltasar Garzón y ex miembros de las altas diecciones de IU, próximos a Gaspar Llamazares. Y ante esto me pregunto ¿por qué apoyar a esta moribunda y corrupta social democracia en vez de aunar esfuerzos y apoyos a una Izquierda Unida que prospera por momentos? 

Gaspar Llamazares ya promovió dentro de IU, esa otra historia llamada Izquierda Abierta, quizás con la pretensión de sumar una afiliación no comunista que rompa con la hegemonía del PCE en la organización. De esta manera no termino de comprender como ahora sus peones, exdirigentes de la organización, apuestan por esa pretendida renovación socialista que ya empieza a oler a cadáver antes de nacer. ¿Acaso estamos ante la punta de lanza de una posible gran coalición de izquierda para las próximas elecciones? El leitmotiv sería el viejo sonsonete de “derrotar a la derecha”. Aunque tal cosa supone andar a vueltas con la misma mierda de siempre. ¿Acaso el PSOE es una organización de izquierda? Evidentemente los personajes que suscriben el escrito no son lerdos y conocen perfectamente donde se meten. Y también pueden adivinar que nada o poco puede hacer el PSOE por su propio cambio, o por dejar de ser ese alter ego amable del PP que tanta confusión y daño a hecho a la evolución política y democrática de este país. En la misiva los firmantes juegan de nuevo con la carta de “progresismo”, pero esta vez no cuela si ese pretendido progresismo no le mete mano de una vez por todas a las estructuras económicas de poder en este país, tradicionalmente muy bien avenidas con el partido socialista.

Después de lo expuesto solo puedo explicarme esta Carta de acercamieto al partido socialista como la de unos conversos a la búsqueda del beneficio personal. Y me refiero a los firmantes procedentes de Izquierda Unida, porque el exjuez ya sabemos a lo que va. Y que nadie se escandalice de lo que digo porque ya hemos sufrido demasiados ejemplos de estas praxis en nuestra corta historia democrática, desde Santiago Carrillo y todos aquellos comunistas que se pasaron a la social democracia en busca de poder y mamela.

j.m.boix

CARTA ABIERTA A LA CONFERENCIA POLÍTICA DEL PSOE.

Somos personas comprometidas con la izquierda. Debemos y queremos participar más activamente en la sociedad para elaborar los cambios que necesitamos y responder así a los nuevos retos y desafíos que nos demanda la ciudadanía. En definitiva, pretendemos abrir y ser parte de un nuevo tiempo,con otra política y otra forma de hacerla. Entendemos la decepción y  el desencanto con la política, las instituciones y los partidos que le dan sustento. Precisamente por eso la participación activa, que reclamamos a todos y en todo, es esencial para cambiar lo que no nos gusta. Quedarse en casa es retroceder y dejar la mayoría absoluta a quien ya la tiene. Nuestro objetivo es la derrota de la derecha que está aprovechando la crisis para  empujar al desempleo  y a la marginación a amplias capas de la sociedad y, especialmente, a los sectores más frágiles. Los jóvenes, las mujeres, los mayores de cuarenta y cinco años, así como los jubilados y pensionistas están sufriendo con crueldad la devastación del gobierno de Rajoy. Junto a este deterioro consciente de los avances sociales, el ejecutivo ha dejado en lascunetas del olvido a las víctimas de la dictadura y evita la recuperación de nuestra memoria, elemento clave para el reencuentro con nuestra dignidad como pueblo. Mientras, este mismo gobierno, protege los intereses de los poderosos apoyándose ideológicamente en los sectores más conservadores de la sociedad. Ahora es imprescindible, y urgente, revertir la destrucción de derechos que el Partido Popular está ejecutando a través de los recortes en salarios y prestaciones, educación, sanidad, servicios sociales, igualdad, aborto y un largo etcétera. Para cumplir esa meta nos necesitamos todos, con independencia de nuestro pasado de aciertos y errores compartidos. Los debates de regeneración en el espacio progresista son tan necesarios en el fondo, como en la forma. Por eso valoramos como positivo y necesario para la mayoría de la población el debate que afronta el PSOE en su Conferencia Política. En la práctica este debate debe conformarse como un espacio abierto a la realidad social, a las personas y sus inquietudes, y a las diferentes formas de acercarse a ella, ya sea de forma individual u organizada, militante o no, para protagonizar la construcción de un proyecto político que sea capaz de impulsar desde la izquierda una respuesta en España y en Europa. Se trata de cambiar profundamente, para un tiempo diferente en el que valores y principios se hagan realidad colectiva y sean el ADN del ejercicio de la política, entendida como un servicio público.

Precisamente ahora que se intenta desprestigiar la actividad política es el momento de dar un paso adelante, con valentía y decisión, para recuperar su ejercicio como un instrumento útil con y a favor de la ciudadanía. Asistimos a una brutal involución de los derechos, del Estado de Bienestar y, con ello, de la propia democracia. Tanto por lo que está haciendo la derecha, como por la forma en la que lo está llevando a cabo. Por eso no podemos, ni debemos, mantenernos de brazos cruzados. Tampoco queremos que nadie decida por nosotros. Queremos participar, desde la reflexión, la crítica y las propuestas concretadas en  alternativas políticas al actual gobierno y a la hegemonía del pensamiento conservador. Reivindicamos la política como instrumento de influencia para construir modelos sociales cohesionados y sostenibles económica y medioambientalmente. Para ello necesitamos más y mejores mecanismos de representación social y política. Somos conscientes de que son imprescindibles nuevas propuestas desde la izquierda que no se limiten a gestionar lo establecido, nuevas formas de participación abiertas a la ciudadanía y nuevos liderazgos compartidos con la sociedad. No para reforzar a los fuertes, sino para proteger y dar voz a la mayoría de los ciudadanos. Que nadie piense que sin mecanismos de representación potentes y creíbles, las cosas irán mejor para  la sociedad.

Nos dirigimos a este espacio porque queremos un cambio de modelo y un cambio en los valores e ideas que mueven el mundo. Se trata de construir un proyecto que, desde la izquierda, sea capaz de ilusionar, dar confianza y convencer al conjunto de la sociedad. Queremos desnudar el debate ideológico que se esconde en las reformas que el gobierno impulsa, pasando de puntillas bajo la excusa de la crisis. En ese profundo debate, nuestra apuesta se encuentra en la recuperación del Estado del Bienestar. Por una democracia avanzada, abierta y de calidad, donde los espacios comunes, la Red como elemento de coparticipación y las políticas públicas nos impliquen como ciudadanía y el Estado sea un instrumento, elegido por el pueblo,  para regular y redistribuir. La transparencia en lo público, y desde lo público, debe ser el eje vertebrador en la relación de representantes y representados de forma que se articule una participación más directa y activa como un verdadero contrato electoral con el electorado.

El PSOE está abriendo las puertas a la participación y expresa un deseo de cambio, que animamos, para construir una alternativa al mundo actual. Es imprescindible que la Social Democracia dé un paso hacia adelante, hacia la izquierda y hacia la gente en España, en Europa y a nivel internacional. Un paso, en definitiva, que sea capaz de abrir una nueva etapa para las personas y para la política. Porque consideramos que son tiempos para la colaboración, la suma y la implicación, junto a la ciudadanía activa, queremos reactivar nuestro compromiso. Nuestras aportaciones a este debate quieren ayudar a concretar la nueva política y la nueva forma de ejercerla que nos demanda la sociedad. Y eso sólo será posible desde la regeneración y renovación de la propia política y de sus organizaciones contando con la participación común y sin dilaciones porque, como cantan Dorian, el futuro no es de nadie, mi futuro es mi presente.

En Madrid a 3 de noviembre de 2013.

Pilar del Río, José Carrillo, Eugenio Domínguez, Baltasar Garzón, Manuel Gonzalez, Orencio Osuna, Héctor Maravall, Rubén Fernández,  Ángel G.

Castillejo, Francisco Román González, José F. Mendi , Pedro A. Ríos, Mariano Santiso, Félix Taberna y Eduardo Tamarit