images-2

No han pasado cuarenta y ocho horas de la publicación de mi último post, “La carta de unos conversos oportunistas” cuando se publica en el País la cotundente negativa del grupo de Llamazares a toda veleidad de formar un frente común de la izquierda con el PSOE, al que critica de manera muy dura y al que excluye de cualquier “frente amplio” de izquierdas por ser “cómplice y muñidor” de la “deriva antisocial de España”.

También esta organización, que forma parte de la coalición de IU, ha querido dejar claro que es totalmente ajeno a la decisión “unilateral” de los compañeros que han suscrito la carta de acercamiento al PSOE y que rechazan por considerarla una falta de respeto para los militantes de la propia Izquierda Abierta que trabajan por el engrose y pluralidad de Izquierda Unida.

Con esta reacción, la dirección de  Izquierda Unida pega el portazo a la posibilidad de colaborar en la Conferencia Política del PSOE y afea de manera terminante la actitud del grupo firmante de la carta. La formación que lidera Gaspar Llamazares es tajante al justificar la exclusión de partido socialista en ese proyecto común de la izquierda porque solo hay que observar lo que ha hecho y hace en Andalucía, “justificando importantes recortes” y con el “rechazo a la regeneración política en Asturias”.

Por mi parte nada tengo que decir excepto aplaudir esta rápida reacción de Izquierda Abierta contra los amigos de ese eterno mamoneo con los socialistas del que todos estamos ya bastante hartos.

j.m.boix