Pedro Horrach se pone la venda antes que la herida y advierte de que si hubiera detectado una conducta criminal en la hija del rey “hubiese instado los mecanismos judiciales legalmente procedentes”. Niega que haya pruebas de que conociera que Aizoon fuera una sociedad pantalla para defraudar: “Se trata de una especulación huérfana de sostén indiciario, que tendría cabida sólo en el ámbito de la rumorología”. Diario Público.es

 La ciudadanía se está gastando el dinero que no tiene en mantener un sucedáneo de justicia que produce arcadas. Déjenlo, señores jueces. Dejen de hacer el paripé y váyanse a casa. Ya están los fiscales para hacer “justicia”. Déjenlo, por favor y nos evitaremos más sonrojos y sofocos.

j.m.boix