dos-mil-trece

 

Si tuviera que hacer un somero esbozo del fracaso de la movilización ciudadana en el 2013, entre otras cosas destacaría la ausencia de apoyo de la izquierda institucional que no llevó la lucha de la calle al Parlamento y, sobre todo, la FALTA DE UNIDAD DE ACCIÓN de esa misma calle.  La incapacidad de aglutinar nuestra fuerza contra el principal culpable de la situación en que nos encontramos.  Ir cada uno por su lado, defendiendo su propia parcela, arropados por consabidos lemas “pasados de moda” y que ya no sorprenden a nadie. ¿Tan dificil es conjurarnos todos contra el responsable final de esta vuelta a las cavernas?

 

¿Quién es el enemigo común que propicia todos nuestros males. ¿Quién privatiza nuestra Sanidad? ¿Quién privatiza nuestra Educación? ¿Quién permite que nuestra gente sea expulsada de sus casas? ¿Quién permite que los bancos arruinen a nuestros mayores en monumentales estafas? ¿Quién ha recortado las jubilaciones? ¿Quién ha destrozado los derechos de los  trabajadores? ¿Quién pone en marcha leyes agresoras contra las libertades que consagra la democracia? ¿Quién incumple la Constitución? ¿Quién nos sube el recibo de la luz? ¿Quién proteje y libra de la cárcel a los grandes mafiosos financieros y demás sinvergüenzas de este país? ¿Quién es el gran protector de la corrupción que nos embarga? ¿Quién es, en definitiva, el máximo responsable de esta España que se muere?

La-crisis-de-Rajoy2

RAJOY Y SU GOBIERNO.

¿Y por qué entonces diversificarnos, por qué cada uno por su lado? ¿Por qué atomizar la protesta? ¿Por qué no un “todos contra Rajoy y su gobierno”? ¿Por qué no exigir llana y simplemente que se vaya? Ya pasó la época del “no hay pan para tanto chorizo”. Los chorizos siguen ahí, protegidos por su gran patrono y protector, Rajoy. Hay que ir por él,  exclusivamente a por él, a por su dimisión, a que se vaya. ¿Por qué desangrarnos en un cúmulo de mini protestas sectoriales que ya hemos comprobado, sobradamente, su inutilidad? ¿Es que tampoco en esto nos podemos poner de acuerdo? La gente que se mueve y que no es toda la que deseariamos no se la puede agotar con movilizaciones que no nos llevan a ningún lado. Se pierde el fuelle y las ganas.

¡EN EL 2014  UNIFIQUEMOS LA PROTESTA, EXIGIENDO LA DIMISIÓN DE RAJOY Y SU GOBIERNO!

j.m.boix